1. Navidad 2016

11

A San Francisco de Asís le encantaba el misterio de la Navidad. Gozaba haciendo belenes vivientes. Un día a cien kilómetros de Asís, hizo el primer belén viviente de la historia. Vistió a una niña de Virgen María, a un niño de San José y puso hasta a los animales que acompañaron en aquella noche inolvidable al Niño Dios. Hizo que cientos de niños se vistieran de pastores y pastoras y cantaran en el pesebre la alegría de la Navidad.

Cuenta la historia que Francisco colocó un pesebre, pero en lugar de colocar en él a un niño recién nacido, puso la Eucaristía. Abrió el Sagrario y colocó la Eucaristía en lugar de un Niño pequeño. Pensó que la Navidad y la Eucaristía hunden sus raíces en el mismo Amor. Tanto en la Eucaristía como en la Navidad, Jesús está callado y a la vez actúa en los corazones. No dice nada y, sin embargo, nos sentimos amados por Él.

Fue una noche de Navidad inolvidable. Hasta nevó. Dicen los más viejos de aquel lugar que nunca se vio tanta alegría en el corazón de los niños, de Francisco y de toda aquella gente.

nav-1

Al finalizar la eucaristía del domingo 18 de diciembre, nuestros pequeños y estupendos actores nos iluminaron con la representación de una Navidad diferente, recordándonos que todas las razas y culturas son igual de importantes y valiosas.

A continuación vino la entrega de premios del concurso de postales. Es de resaltar que fue tal la calidad de las postales presentadas que fue necesario entregar dos premios, clasificando por edades, y aún así fue muy difícil decidir porque todas eran preciosas y merecían ganar.

nav-2