Signos y gestos en la Misa.2

La genuflexión

         Al final de la procesión  de entrada, el sacerdote hace la genuflexión. Se hace doblando la rodilla derecha hasta el suelo y significa adoración. Por eso se reserva para el Santísimo Sacramento así como para la Santa Cruz en el Viernes Santo.

         Durante la Misa el sacerdote que celebra hace tres genuflexiones siempre:

  1. Después de la elevación del Cuerpo de Cristo.
  2. Después de la elevación del cáliz con la Sangre de Cristo.
  3. Antes de la comunión.

Al terminar la Misa vuelve a hacer la genuflexión.

Publicado en Catequesis de la Misa

Novena por los Difuntos

         El domingo, día 25 de octubre, antes de comenzar la misa de las 12:30h., y todos los días antes de la eucaristía, rezaremos la novena pidiendo por nuestros hermanos difuntos. Finalizará el 2 de noviembre, día de la Conmemoración de los Fieles Difuntos.

Publicado en Oración, Parroquia | Etiquetado

El contrabandista

         Había una vez un hombre que vivía del contrabando. Todos los días cruzaba la frontera con su asno. La policía revisaba el asno, la paja y al hombre, de la cabeza a los pies, ¡pero nunca encontraba nada!

         Después de tantos años de trabajo, el contrabandista se jubiló. El aduanero se lo encontró una tarde y le preguntó: “ Ahora me lo puedes revelar, ¿qué contrabandeabas?”.

         El contrabandista respondió con una sola palabra: “¡Asnos!”

¡Una cosa es “ ver” y otra cosa es “mirar”!

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , ,

Símbolos cristianos

Los cirios

         Una columna de cera con una mecha que facilita su combustión: eso es un cirio. En sí mismo es un objeto funcional. Sirve para dar luz. Para iluminar una habitación o para ayudar a abrirnos paso en la oscuridad.

         Pero su uso en la liturgia o en la piedad de los fieles adquiere otra dimensión. Si nos fijamos en un cirio encendido, nos damos cuenta de una particularidad significativa. Para que un cirio dé luz, su cera tiene que irse consumiendo. Si la cera no se va fundiendo, el cirio no ilumina. O bien, a la inversa: es fundiéndose, gastándose, como el cirio se convierte en luz. De ahí se desprende una consecuencia ascética: como el cirio, también nuestra vida tiene que irse gastando iluminando a los demás, siendo útil a los demás. Por eso, en el culto, no dejamos de usar cirios, aunque se cuente con otros tipos de iluminación. En los cirios nos vemos reflejados a nosotros mismos. Como cuando ponemos un cirio (o una lámpara), con carácter votivo, ante la imagen de un santo: expresa, mientras se va quemando, el testimonio de nuestras súplicas al santo.

(Centro de Pastoral litúrgica)

Publicado en Iglesia | Etiquetado ,

Signos y gestos en la Misa. 1

La Misa empieza con una procesión, toda la comunidad de pie y cantando.

– La procesión quiere recordarnos que los cristianos somos un pueblo peregrino que camina en la vida hacia Dios y nos invita a pasar del altar de la tierra al altar del cielo.

– Nos ponemos de pie como signo de reverencia. Con este gesto queremos mostrar que somos una comunidad reunida por el Señor para dar culto.

– El canto de entrada une las distintas voces en un solo coro en el Espíritu y nos prepara para entrar en el misterio de la celebración.

Publicado en Catequesis de la Misa, Parroquia | Etiquetado ,

La catequesis se pone en marcha

         El domingo, día 18 de octubre, comienza la catequesis en nuestra parroquia con la celebración de la misa a las 11:30h. Esta celebración, debido a las circunstancias tan especiales en las que estamos viviendo, será única y exclusivamente reservada para los padres y niños de nuestra catequesis parroquial. Durante este año, y siempre estando atentos a la evolución de esta pandemia y sus consecuencias, la catequesis parroquial será toda on-line y la parte presencial será la misa dominical a las 11:30h. Cada quince días el catequista correspondiente le enviará material catequético a cada niño a través del correo electrónico con la herramienta Google Classroom o por WhatsApp para trabajar en casa y luego revisarlo.

         Al entrar en el templo para la misa dominical todos pasarán por la alfombra desinfectante, se les hará la medición de la temperatura, usarán para las manos el gel hidroalcohólico y se dirigirán a los bancos. Cada familia se situará en un banco guardando las distancias y los espacios según las normas establecidas.

         Pedimos a todos los padres de los niños de la catequesis que inscriban a sus hijos on-line antes del día 3 de octubre para facilitarnos una mejor organización. Lo pueden hacer con el código QR del cartel que tienen en la parroquia o a través de la página parroquial. Aunque este tiempo que estamos viviendo nos crea incertidumbre y miedo, no duden que en la parroquia pondremos todo de nuestra parte para cumplir todas las disposiciones sanitarias que las autoridades competentes establezcan.

         Si para llevar a cabo la tarea catequética siempre necesitamos mucho de ustedes, los padres, con más razón, si cabe, en este momento. Poco a poco, a partir de ahora, les iremos dando las indicaciones oportunas.

         Que Dios nos ilumine, bendiga y guarde de todo mal.

Publicado en Parroquia | Etiquetado

El aliento

         Una vez a un señor le dieron ganas de ir a curiosear el sótano de su casa. Entre otras cosas encontró una vieja colchoneta hinchable, aquella con la que había jugado tantas veces siendo niño. La levantó y, para su sorpresa, se dio cuenta de que no estaba del todo deshinchada: la colchoneta había conservado el aliento del padre que, treinta años antes, se la había hinchado para divertirlo.

         El aliento de los padres no se pierde, sino que permanece durante toda la vida.

         El escritor alemán Johann Paul Friedrich Richter sostenía que “las palabras que un padre dice a sus hijos en la intimidad de la casa, de momento nadie las oye, pero al final, su eco alcanzará a los descendientes”.

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , ,