Devoción por el rosario

Clic en la imagen

   El padre Marcelino testificó que, cuando lavaba las manos del Padre Pío, tenía que hacerlo una a una, con el fin de que el Padre Pío, que nunca quería soltar su rosario, pudiera tenerlo siempre al menos en una de ellas. El 6 de febrero de 1954, el Padre Pío le comentó al padre Carmelo: “Todavía tengo que rezar hoy dos rosarios He rezado ya 34. Después, me iré a la cama”.

Clic historia del rosario

            El padre Mariano le preguntó un día que cuántos rosarios rezaba diariamente: “Cerca de 30. Tal vez algunos más, pero no menos”. Asombrado ante aquella respuesta, Mariano le preguntó: “¿Cómo lo haces?”. “¿Y para qué te crees que está la noche?”- respondió el Santo-.

            Una mañana, alrededor de las 7:00 a.m. después de la Misa, el Padre Pío preguntó a la devota Lucía Pennelli que cuántos rosarios había rezado. Cuando la señora respondió que siete, el Santo le dijo: “Pues yo ya llevo 16”.

            El padre Alessio Parente le preguntó al Padre Pío por qué rezaba constantemente el rosario y no otras oraciones.

            El Padre Pío respondió: “Porque la Virgen nunca me niega nada de lo que le pido a través de la oración del rosario”.

(Laureano Benítez Grande-Caballero: Historias del Padre Pío)

 

Acerca de Parroquia de San José de A Coruña

Misas: Lunes a sábado a las 19:00 h. Domingos y festivos a las 10:00 h. y 12:30 h.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.